CONEJOBELGA

20 febrero 2012

Rogelio Cuéllar_El rostro de la Plástica 1974-2011



  Cien ángulos de rostros y personalidades

En El rostro de la Plástica 1974-2011, Rogelio Cuéllar (Ciudad de México, 1950) confirma su actividad fotoperiodística retratando a los artistas visuales en sus atmósferas primigenias. El amplio espectro cronológico de la muestra —en las salas 9 y 10 del MACAY— es una galería de cien creadores singulares. El mérito de la exposición estriba en la franqueza de los trabajos, sin aspavientos ni esnobismos, en un estilo íntimo y documentalista. La cámara de Cuéllar repara en el entorno y sus peculiaridades, método que consiste en ir de los objetos a sus propietarios para capturar lo intangible. El alma, si se quiere. Muchas de estas fotos cumplen un voto de silencio hacia sus protagonistas, ya ausentes fuera del papel de impresión. Y si uno las mira con cuidado, reconstruyen un bloque espaciotemporal irrepetible, una conjunción de ánimos y resonancias, como la serie que remite a la generación de la Ruptura.

Cuéllar atisba en el pasado con obsesión por el oficio plástico, sus incomprensibles reglas y modus operandi. Daniel Lezama posa serenamente delante de un mural. Phil Kelly, junto a un libro abierto. Mario Martín del Campo, entrando por la derecha, frente a una escultura. Y Alice Rahon, con la mano levantada, los dedos índice y pulgar unidos, palma hacia arriba, recostada en el jardín. Cada uno, a su modo, ha sentado a la belleza en sus piernas, y tal vez algo más. Al respecto, el fotógrafo nos asegura: «En mi trabajo con los creadores no existe la fotografía construida. Busco que nuestro encuentro sea muy cotidiano, muy familiar, y esto me permite hacer un trabajo transparente. Para lograr esto debo conseguir un diálogo, una comunicación a manera de complicidad con los creadores para no sólo obtener una fotografía circunstancial.» 

Cada imagen, ya sea en plata sobre gelatina o inyección de tinta sobre papel algodón, desmitifica la figura del creador inaccesible. Hábilmente Cuéllar sale a flote, logra profundidad en formato de 11 x 14’’ y se echa al bolsillo a los creadores emblemáticos de la plástica mexicana. Estos retratos de filiación clásica son mundos por conocer. Leonora Carrington, Manuel Álvarez Bravo, Rufino Tamayo, Vicente Rojo, Fernando García Ponce, Gunther Gerzso, Arturo Rivera, Fernando Castroa las generaciones de ruptura y de los más contemporáneos. Y sí confieso: no están todos los que son y son todos los que están. Parezco queso gruyere de huecos.» Dicho lo cual, la invitación queda abierta para disfrutar El rostro de la Plástica 1974-2011 en sus cien ángulos de rostros y personalidades.

 –Christian Núñez 
[Imágenes: cortesía del MACAY]


  

Nota publicada en la columna EL MACAY EN LA CULTURA del Diario de Yucatán [20.02.2012]