CONEJOBELGA

30 agosto 2019

fear inoculum_descenso y resonancia



El quinto álbum de Tool,
tan preciso como un bisturí.

Y mi corazón temblaba
pero era un sueño
y fueron muriendo muchos soldados de la guardia del Rey
pero mi corazón seguía temblando.

Leopoldo María Panero

Policía bueno, policía malo

Fila del banco. Estás frente a un psicólogo, un sacerdote y un soldado. Estás frente a la autoridad: del pensamiento, las costumbres, el deber. En sentido lacaniano, representan La Ley. Estás frente a ellos intentando dilucidar qué diablos protegen. Y el motivo por el cual protegen con tanto recelo principios y valores que ellos mismos—cualquier persona, de hecho—pueden infringir.

El deber es un imperativo categórico, la sujeción a la norma. Cierto orden que conduce a una jerarquía. Un modo de hacer las cosas, que a largo plazo se postula como el único modo, la única jerarquía. Quienes controlan el pensamiento, la espiritualidad o el orden público son figuras simbólicas. Se trata de poder, a final de cuentas. El conocimiento es poder [Foucault].

¿Qué hay del otro lado? -> Reverso de la Ley -> Deseo

Durante el siglo 18, a la par de Kant surge la figura de Sade. Ambos necesarios en el contexto de la ilustración. Ideas + instintos merodean por el bosque, avanzan como en una cacería de liebres. Una oposición ilógica desde cierto ángulo. Dicotomía solo aparente, dialéctica. Como cuando se interroga a un sospechoso bajo el esquema de policía bueno, policía malo. Tarde o temprano vas a ceder.

Élisabeth Roudinesco apunta en Nuestro lado oscuro: «Así, la moral kantiana había nacido, en la interpretación lacaniana, no de una teoría de la libertad, sino de una teoría del deseo en la que el objeto era reprimido. Esa represión era iluminada después por el discurso sadiano. Había pues simetría entre el imperativo sadiano de goce y el imperativo categórico de Kant.»


Astros crepusculares

En el Informe sobre ciegos, la tercera sección de Sobre héroes y tumbas, Fernando Vidal Olmos desciende a las cloacas de Buenos Aires para encontrarse con una deidad primitiva. Transita del logos al pathos en un viaje de investigación sistemática hacia su propio inconsciente, que culminará con su asesinato. Una idea ronda su cabeza: el mundo está gobernado por ciegos.

Vidal -> videre [latín] -> ver

¿Qué hay del otro lado? -> Sol nocturno -> Ojo/lucidez

A medida que fui avanzando aquella claridad aumentaba, hasta que comprendí que la caverna era en verdad un formidable anfiteatro que se abría sobre una grandiosa planicie iluminada mortecinamente por una luz entre rojiza y violácea. Cuando salí del anfiteatro lo suficiente como para abarcar con mi mirada aquel cielo desconocido, vi que la luminiscencia provenía de un astro acaso cien veces más grande que nuestro sol, pero cuyo desfalleciente brillo indicaba que era uno de esos astros ya cercanos a la muerte y que, con los últimos restos de su energía, bañan los frígidos y abandonados planetas de su universo con una luminosidad semejante a la que, en la oscuridad de una gran habitación silenciosa, produce una chimenea cuyos leños se han consumido y apenas perduran las brasas finales, rodeadas y casi apagadas por las cenizas; misterioso resplandor rojizo que, en el silencio de la noche, nos sume siempre en pensamientos nostálgicos y enigmáticos: vueltos hacia lo más profundo de nuestro ser, cavilamos sobre el pasado, sobre leyendas y países remotos, sobre el sentido de la vida y de la muerte hasta que, ya casi totalmente adormecidos, parecemos flotar sobre un lago de imprecisas ensoñaciones, en una balsa que a la deriva nos lleva sobre un profundo y crepuscular océano de aguas apenas vivientes.

¡Comarca de melancolía!

Abrumado por la desolación y el silencio, quedé largo tiempo inmóvil, contemplando aquel vasto territorio.

Deliciosa cadencia hacia los infiernos. La misión de Dante es la misión de Vidal es la misión de Tool. Descender.
 



Descenso y resonancia

Maynard James Keenan sabe de contrastes. En 1981 se unió al ejército estadounidense y, tras una serie de intuiciones agudas + desengaño, se orientó hacia las artes + diseño. En 1990, por insistencia de Adam Jones, junto a Danny Carey + Paul D’Amour, se integra a Tool como vocalista. D’Amour sale en 1995 y es reemplazado por Justin Chancellor. La alineación vigente.

Maynard ha señalado que Tool es un catalizador de procesos creativos. Una herramienta de acceso a lo que necesites psíquicamente. Si bien los primeros rodeos de la banda [Opiate + Undertow + Salival] recurren al metal/grunge con un sonido más bien seco y hostil, es a partir de Ænima (1996) que plantean cada álbum como viaje y descenso.

Ænima -> ánima + enema -> Jung + dispositivo rectal

A nivel sonoro, Lateralus (2006) representa la consagración de un concepto y técnica ya maduros. El estilo progresivo modula un discurso exploratorio del inconsciente. Pulsiones dominadas por riffs ominosos y pasajes rítmicos de percusiones calmas forjan una pieza cristalina como diamante. Al cierre, oiremos a un hombre emitir un aviso acerca de la zona 51 y el inminente día cero -> Faiap de oiad.

Maynard en The Art of Work: «Vas por tu cuenta, no le debes nada a nadie, pero si haces tu trabajo lo suficientemente bien y de corazón, a partir de tus experiencias e intuición, otras personas resonarán por lo que has hecho honestamente. Pero solo entiende que al final, nadie te debe, a ti como artista, ningún tipo de elogios. No les debes nada, no te deben nada, tú simplemente haces.»



 
Fear Inoculum

Pasaron 13 años desde 10,000 days (2006) hasta Fear Inoculum (2019). El quinto álbum de Tool había sido anunciado tantas veces que su lanzamiento parecía una broma. Con la liberación del single homónimo en plataformas digitales, la situación cambió. Los músicos, más viejos y sabios [beating tired bones -> Invincible], arreglaron 7 piezas en torno al número 7. La versión deluxe incluye 10 tracks: 

·             Fear Inoculum
·             Pneuma
·             Litanie Contre la Peur deluxe
·             Invincible
·             Legion Inoculant deluxe
·             Descending
·             Culling Voices
·             Chocolate Chip Trip
·             7empest
·             Mockingbeat deluxe

Mención aparte merecen los ambigramas en el rediseño de su identidad visual + el título del álbum, así como la portada, por cuenta de Alex Grey.

Recordarás la escena de The cook, the thief, his wife and her lover (Peter Greenaway, 1989) donde el cocinero le explica a la amante del escritor que los platillos negros son los más caros, porque representan simbólicamente una victoria sobre la muerte. Comérsela tiene costo adicional; el cliente paga por eso. Invitado a la fiesta fúnebre en el centro del rito, abres la boca y sonríes.

Fear Inoculum insiste en la perspectiva de un viaje hacia la adquisición de saberes prohibidos. Maynard compone versos crípticos. En Pneuma abraza una mística pagana: Wake up, remember / We are born of one breath, one word / We are all one spark, eyes full of wonder. Una respuesta frente a psicólogos, sacerdotes y soldados. Un imperativo categórico alterno. Otro menú.

Mientras Culling voices desafía al tirano—Judge, condemn, and banish any and everyone / Without evidence—, 7empest  lo acribilla: Control, your delusion / Victim of your certainty, and therefore your doubt’s not an option. Maynard suele recurrir al alegato político; lo ha hecho antes. En The Contrarian, canción incluida en Eat the Elephant, de A Perfect Circle, advierte sobre las promesas del mentiroso.

-> Judith critica la indiferencia divina ante la enfermedad y la muerte
-> Imagine, cover de John Lennon, protesta contra George Bush
-> Disgustipated elabora una fábula de borregos con un predicador alienado
-> Schism cuestiona el divisionismo, la fragmentación ideológica

Violencia + rechazo -> aguijones de poder [Elias Canetti]. El ADN de Tool, el núcleo de su estilo musical, es una representación de Maynard frente a La Ley. Vigilantes, dictadores, profetas: donde hay poder, surge resistencia. La oposición Kant/Sade inspira un discurso transgresor, una contraconducta. Pienso en ello a menudo, en la fila del banco.

Fear Inoculum -> tempestad inminente


21 agosto 2019

mónica licea_visión de la ira



Editora, poeta y gestora, Mónica Licea nos comparte
una muestra de su poemario Visión de la ira
y varios textos recientes, incluido un adelanto editorial.

Visión de la ira
 
El dolor es el mamífero
más grande
del mundo

su peso
se encuentra al descubierto.

Animal
ad –herido
a la memoria.

*

Volver
            al zumbido negro
            al óxido en la espuma.

Volver
            al fuego de la lengua

            y a los dientes
            y al sexo
            y a la sangre
            y a la asfixia.

*

Un animal me mordió

La calle
un ruedo
donde se me desprendió la carne
y por primera vez
conocí la belleza y la miseria.

Me pregunto:
¿dios es un animal?

*

Perro bueno
muy bien
quieto
callado.

Perro con el hocico
que no termina de reventar.

No.
Abajo.

Perro sucio.

¡No!

Perro ciego
de nostalgia feroz.

¡Quieto!

Perro que se pudre.
Perro que come perro.

Muy bien.
Muerto.
Eso.
Así.


Visión de la ira, Mónica Licea. Sombrario Ediciones, 2017.





Otra adaptación de Allen Ginsberg 

Para los compañeros estudiantes Salomón, Marco y Daniel.
Para todos los desaparecidos.

He visto a las mejores mentes cuerpos espíritus brazos bocas dientes oídos piernas ombligos uñas estómagos intestinos ojos corazones ser destruidos por la violencia y la rabia. Histéricos famélicos llorando por las calles cuerpos de ceniza buscando un amanecer lo suficientemente brillante para entregarse al vuelo y escapar aunque adheridos contra su voluntad no puedan hacer más que forzar a cada parte mutilada a sonreír mientras lentamente se tragan un animal muerto.

Personas desaparecen en mi país en mi ciudad en mi casa cada tres horas cada tres horas el universo es fertilizado con polvo de estrellas rojas cada tres horas nos desintegran nos matan nos convierten en el mejor negocio del mundo somos una cifra rentable la impunidad es rentable ser asesino cifra negra negro el silencioso cáncer de naturalizar el mal. Ojalá nunca el odio te saque la piel hasta hacer visible a todos tus muertos y ojalá nunca empiecen a gritar hasta reventarte los tímpanos ojalá sí al arte no a la violencia ojalá no son tres somos todos ojalá hasta encontrarlos con vida ojalá estén con vida ojalá vengan y me lleven con ellos. Estamos hartos hartos hartos estamos solos solos solos y somos los buenos.

El día de hoy tengo todos mis días tengo todos los años tengo toda una vida tengo toda mi muerte tengo el día de hoy tengo una cara tan larga por la tristeza con una cara tan larga que se despliega como alfombra que levanta murallas de nubes para que vivan los pobres los inocentes los soñadores los suicidas. Somos los buenos no matamos solo incineramos nuestras ganas de trasgredir el límite estamos al límite del mundo debería preguntar el mundo debería detenerse y preguntar ¿qué te duele?

3, 43, 60 mil. La indiferencia es matar dos veces. Una palabra con pasado presente  y futuro. Una regresión un efecto mariposa una palabra que pesa en blanco, negro y rojo. Lo he visto todo y no… No puedo morir en paz.


Dios gato

El gato de mi vecina se pregunta cosas como: ¿por qué no puedo saltar la barda? ¿Por qué tengo que estar viviendo en la barda? ¿Por qué tengo que ver al mundo desde la barda? ¿Por qué no soy la barda?

El gato de mi vecina sueña con pescar sardinas en alguna comuna francesa mientras la luna acaricia sus bigotes y los hace brillar como un sol nocturno.

El gato de mi vecina una vez se cayó por un túnel en donde conoció al gato de Schrödinger, y se dio cuenta de la infinitas opciones de estar vivo y muerto, muerto y vivo, muerto muerto, vivo vivo, medio vivo y medio muerto. Desde entonces el gato de mi vecina se pregunta si ya saltó la barda, si está dormido, si está soñando, si está llorando o si es humano.

Tal como dijo Jack Kerouac cuando vio el cadáver de una nutria en el mar: “Mi nutria ¿Por qué?”, yo pienso en paralelo: “Mi gato ¿Por qué?”.

Estoy demasiado borrosa. Hay un sonido que se enfila hacia los vientos del sur. Mi gato observa la vida, creyéndolo saber todo. Susurro amor en cada poro abierto de la pared que lo sostiene, susurro a esta casa, a este cuerpo. No quiero sentarme, no quiero pararme, no quiero caminar, no quiero respirar, no quiero la ciudad. Quiero subir al alambrado, sentarme en la barda y morir con mi gato.

Hay una batalla en algún lugar que sigue regresando, un terror que duele más que la angustia de la locura, es el dios no nacido de esta noche de luna llena. El universo se invierte bajo mi piel. ¿La Luna tendrá frío cuando recuerda?

Vendrán tiempos mejores, haré una estatua a mi gato, vendrá la eternidad de oro.

Gracias gato, gracias dios gato.


El pájaro*

Esta mañana mi perro me despertó con un pájaro muerto en su hocico.
Lo dejó en mi cama y luego se sentó.
Nos miramos un largo rato.
Tomé al ave entre mis manos,
intenté cerrar sus ojos pero no pude.
Se quedó mirando del otro lado de la ventana, donde el arbusto
                                                                                     reverdecía.
Han pasado dos semanas y su cuerpo sigue endureciéndose
                                                           en un rincón de la casa.

¿Eres tú hermano, el cadáver de este pájaro que no puedo enterrar?

* Del libro en proceso Se nos ha dado el fuego.


Mónica Licea (Guadalajara, México, 1990) es licenciada en Cine Digital por el Centro de Artes Audiovisuales (CAAV). Gestora del proyecto Voces Encendidas: poesía en voz de sus autores (2016-vigente). Editora en la revista literaria Liberoamérica. Ha sido ponente y poeta invitada en la Feria Municipal del Libro de Guadalajara. Textos suyos aparecen en las antologías: Liberoamericanas: 80 poetas contemporáneas (España); así como en las revistas Quimera (España), Diario Co Latino (El Salvador), El Diario de Chiapas, Ek Chapat (Chiapas, Honduras y Nicaragua), entre otras. Ha participado en encuentros de poesía nacionales: Michoacán, Chiapas, Lagos de Moreno y Querétaro. La plaquette Visión de la ira editada por Sombrario Ediciones (2017) es su primera publicación individual. Actualmente trabaja en su primer libro, el cual se publicará en 2020.