CONEJOBELGA

21 mayo 2012

tool_la caja de herramientas




Mandalas al inframundo.


MESSAGE TO HARRY MANBACK 
Casi todos los discos de Tool que tengo son robados. Entre el 2001 y el 2005 conseguí Opiate (1992), Undertow (1993), Ænima (1996) y Lateralus (2001). El único álbum que he comprado, según parece, es 10,000 days (2006). Me falta el Salival (2000), una edición especial de CD y DVD que reúne versiones en vivo de algunas rolas del Ænima, tracks raros—entre ellos el escatológico Message to Harry Manback II y el fálico Maynard's Dick—y los cinco videos grabados hasta esas fechas: Ænima, Stinkfist, Prison Sex, Sober y Hush. Cuatro discos ilegales, uno en el limbo y el quinto comprado con dinero de papá. Mi primera caja de herramientas. Para rematar, la banda ha puesto en circulación Vicarious (2007), un DVD con el video de la rola y varios extras…
  
"THINK FOR YOURSELF / QUESTION AUTORITHY" 
Tool es una banda californiana que ha trabajado duramente hasta conseguir niveles admirables de producción artística. De sus primeros discos—basados en una fórmula de heavy metal violento, apartado del mainstream—a los viajes progresivos perfeccionados en Lateralus y 10,000 days median años luz. Eones, dirían ellos: Maynard James Keenan (vocalista), Danny Carey (batería), Adam Jones (guitarra) y Justin Chancellor (bajo), éste último en sustitución de Paul D’ Amour desde 1995. La crítica sostiene que en el sonido del grupo existen resonancias del rock progresivo de King Crimson y Pink Floyd, y efluvios de bandas como The Melvins, Meshuggah, Black Sabbath y Led Zeppelin. Por su parte, ellos han dicho que les parecen interesantes las aportaciones de Radiohead, The Mars Volta, Nine Inch Nails, Tomahawak, Fantomas e Isis.

Su imaginario—poblado de monstruos huraños (veáse el video de Sober), alienígenas que se juntan para formar parejas espantosas (véase Schism), canciones de significado hermético y estructuras intrincadas, un constante ataque a la idiotización causada por los medios de comunicación y una actitud intransigente respecto a los cultos religiosos—se concentra ante todo en el desarrollo de la propuesta sonora. Tool es una manzana negra que floreció a base de lágrimas y refinamiento de la técnica. Quienes la muerden no sólo quedan envenenados sino que buscan el origen del veneno, las raíces del árbol podrido.

Con los años, Tool se ha ganado el respeto de la crítica y un elevado número de seguidores. Su cuarta entrega, Lateralus, es una pieza clave para entender porqué. En esta obra de casi 80 minutos, el cuarteto solidificó su sonido aprovechando las atmósferas inquietantes para crear una alegoría con el asunto de los extraterrestres, la zona 51 y el gobierno yanqui (Faiap de Oaid), compuso piezas largas de estructuras difíciles (The Grudge, Schism, Lateralus), alcanzó momentos de calma y belleza quizá irrepetibles (Disposition, Reflection) y se dio el lujo de componer un tema instrumental lleno de fiereza (Triad).

La negativa de Tool a incluir letras de sus canciones en los álbumes obedece a una sencilla razón: antes que nada, quisieran ser oídos. Maynard James Keenan declara al respecto: “Leer es más un proceso de la parte izquierda del cerebro, y escuchar música es una función de la parte derecha. Y la función derecha es mucho más emocional y tiene bordes suaves, así que cuando oyes por primera vez el álbum, debes oírlo y sentirlo. Cuando empiezas 'leyéndolo', estás pensándolo, y te robas a ti mismo de esa primera impresión de cómo los sonidos te afectan. Pero, en serio, creo que cuando entras en un museo o una galería, las piezas más poderosas son las que no tienen palabras debajo que te distraigan de la obra. Sabes, si la 'Mona Lisa' tuviera en una esquinita escrito Come en Joe's, eso sería lo que recordarías.”
  
EL TERCER OJO (Y EL PUÑO CERRADO)
Si la discografía de Tool fuese un viaje iniciático para inducir a la adquisición de nuevas realidades, el símbolo ideal sería el tercer ojo, o glándula pineal, ya aludido en el track 15 del Ænima. Temas como la trascendencia o el viaje interior son ilustrados en sus booklets bajo la forma de mandalas y criaturas humanoides con distintas capas de piel, ojos en la palma de mano y halos de energía. La caja del 10,000 days, con obra del artista Alex Grey (quien hizo también el arte de Lateralus) tiene dos lentes estereoscópicos para ver un catálogo de fotografías en tercera dimensión. En el 2007, el disco ganó un Grammy en el rubro de mejor diseño gráfico, que corrió por cuenta de Adam Jones.

La otra faceta del grupo es la exaltación de lo grotesco. Un listado iconográfico de Tool arroja la idea de que detrás hay cuatro asesinos seriales que disfrutan perturbando a las audiencias. Se han visto curas endemoniados, cerdos con tenedores, mujeres obesas desnudas, ojos de reptiles, pequeños tratados de anatomía gore y montajes fotográficos siniestros con filiación a Joel Peter Witkins. El segundo emblema de la banda sería un puño cerrado, en memoria de la violencia sexual contenida en Stinkfist, single del Ænima censurado en su momento.

Y hay más. En el discurso de Maynard y compañía, la visión contestataria hacia los cultos religiosos ha pasado del delirio colectivo con onomatopeyas de borregos (Disgustipated) a los cuestionamientos hacia la religión organizada, la figura de Jesucristo y casos particulares como el de Judith Marie, madre de Keenan (Opiate, Eulogy, 10,000 Days / Wings Pt. 2). Ocasionalmente, los integrantes hacen bromas de mal gusto para despistar a los ingenuos, inventando discursos nazis que en realidad son recetas de cocina para hacer galletas (Die Eier Von Satan), juegan con los planos de la ficción al incluir grabaciones reales en sus canciones (Message to Harry Manback I & II, Faiap de Oiad) y afirman haberse inspirado en la lacrimología, una religión inexistente, para crear su concepto musical. No olvidemos que el extraño humor negro de Tool le debe mucho al cómico norteamericano Bill Hicks (fallecido en 1994 a causa de un cáncer de páncreas), a quien le dedicaron el Ænima

Para quienes todavía se pregunten qué es o qué pretende esta agrupación, Maynard James Keenan ha dicho que “Tool es exactamente como suena: es una polla enorme. Es una llave inglesa... nosotros somos... tu herramienta; úsanos como los catalizadores del proceso de encontrar lo que sea que necesites, o lo que sea que estés buscando.”



Belleza en la disonancia.