CONEJOBELGA

03 noviembre 2016

the orange box



Y'all ready?


Pet Shop Boys, dueto británico conformado por Neil Tennant y Chris Lowe, grabó su obra maestra en 1993, año de lanzamiento de Very, el disco de estuche anaranjado con pequeños círculos en relieve. Dicha producción los consolidó en la escena de la electrónica bailable avant garde, tras haber grabado cuatro placas no exentas de hits inolvidables: Please (1986), Actually (1987), Introspective (1988) y Behaviour (1990).

Temas como West end girls, Opportunities (Let´s make lots of money), Suburbia, Left of my own devices, It’s a sin, Domino dancing y So hard, considerados clásicos, sentaron las bases para el quinto disco, una extravagancia pop con virtudes rítmicas de altos vuelos. El siguiente paso fue Bilingual (1996), de portada amarilla y ritmos brasileños. Álbum que, sin la euforia del Very, marca la pauta hacia el nuevo milenio: Nightlife (1999), Release (2002), el soundtrack Battleship Potemkin (2005), Fundamental (2006) y la lista sigue, porque estos músicos son incansables.

Very es el disco ideal para ambientar videojuegos de naves como Gradius III, Axelay o Star Fox (este último también puesto a la venta en el ’93). Los fans del dúo probablemente juzguen inapropiada la sugerencia, pero ¡qué importa! Este álbum y un shoot ‘em up brindan, aparte del rayo láser y los cascos futuristas, esa emoción particular que es la suma de parafernalia psicodélica, horizontes galácticos, transmisiones por radio, alegría de recorrer otros mundos y una mirada introspectiva desde el cielo. ¿Argumento a favor? Algunos años después, otro apasionado de las odiseas espaciales, David Bowie, invitó a Pet Shop Boys a remezclar Hallo Spaceboy, single extraído del álbum Outside (1996). A propósito, de esa versión salió un video con escenas de películas en blanco y negro y vestuarios sci-fi, dirigido por David Mallet.

Además de la producción de Tennant-Lowe, en Very colaboraron Stephen Hague y Mike ‘Spike’ Drake. Los videos en tercera dimensión fueron animados por Howard Greenhaugh. En éstos, el dúo portaba uniformes anaranjados y azules, cascos estrambóticos, sombreros cónicos de rayas, lentes de sol y movía estilizados bastones en la coreografía de Go west, cover de Village People que los popularizó en Rusiapaís al que viajaron para presentar el videoclip en el canal MTV de la región.

Comercialmente, con imagen y sonido renovados, los británicos se fueron por las nubes, y editaron una edición limitada del álbum, Very Relentless, con seis temas adicionales. 

Can you forgive her?, la canción inaugural de la placa, tiene mucho punch y sofisticación. El dueto hiperbolizó su estética gay con sintetizadores y beats en doce temas bastante viajados, entre los que sobresalen Liberation, A different point of view,  Yesterday, when I was mad, One and one make five, Young offender… y los coros cuasi soviéticos de Go west ponen el acento final. Por cierto, My october simphony, del Behaviour, ya manifestaba en germen cierta tendencia frívolo-comunista.

Así las cosas, lo que antes ya había ofrecido la propuesta electrónica de los chicos de la tienda de mascotas se desplegó en su quinto álbum. Tennant y Lowe inventaron una cajita de felicidad.


Gimme a feelin'

Very
Pet Shop Boys
EMI, 1993