CONEJOBELGA

05 enero 2017

diálogo y duelo


¿Qué sucede con los que nos quedamos?

Nadie quiere hablar del suicidio. Se opone a la idea de bienestar social, transparenta más bien un fracaso, un fisura en el tejido que nos conforma. En Yucatán, según el INEGI, la tasa de suicidio promedio es de 8.6 por cada 100 habitantes, y los periódicos siguen arrojando casos concretos y números abstractos para abordar una problemática que la mayoría de la gente observa como un evento aislado, innombrable. Hay, pues, una confrontación. La realidad es cruda: duele y la evadimos. Paradójicamente, el suicidio se alimenta de nuestras negaciones, y se replica en otros países, que arrojan índices incluso mayores. El déjà vu abre pistas para una investigación sobre la violencia interior, especialmente difícil de transitar.
 
La realidad es cruda: duele y la evadimos.


Murmurante entra en materia desde la perspectiva del duelo. Con empatía emocional y oficio técnico, Los que se quedan (2016) profundiza en los testimonios de personas que perdieron a un ser querido. Si bien el proyecto aún está desarrollándose, en noviembre y diciembre de 2016 fue posible conocer avances del documental con el apoyo del Fondo Municipal para la Cultura y las Artes 2016,  coproducido con Memorabilia Casa Productora. Ariadna Medina, productora ejecutiva y artística de Murmurante, explica: “Estuvimos trabajando con Silvia Peláez, de Último Recurso, una ONG con sede en Montevideo, Uruguay, y aquí en Yucatán repetimos otra vez colaboración con el Dr. Gaspar Baquedano mediante el Programa Integral de Atención al Suicidio/PIAS [que también nos apoyó en El Viaje Inmóvil y Manual de Cacería].”


Con empatía emocional y oficio técnico, Los que se quedan profundiza en los testimonios de personas que perdieron a un ser querido.


Los que se quedan funciona como una realidad-espejo entre Yucatán y Montevideo, dos regiones unidas en situaciones de pérdida. A través de las experiencias de Brenda y Lilian + Ricardo, cuyos hijos cometieron suicidio por razones distintas, conoceremos historias donde las rosas rojas y las redes frente al mar adquieren significados  emotivos. La edición de Memorabilia sobresale por la fotografía y el ritmo de las secuencias, de una sinceridad conmovedora. Juan de Dios Rath, director de Murmurante, considera que en el tema del suicidio “hay un cuestionamiento muy profundo al vínculo social, a los lazos que tenemos como comunidad, y a los que cada persona tiene con la vida.” Ver este fenómeno  en un lugar tan distante pero a la vez tan cercano como Uruguay nos permite establecer nexos y contrastes. El diálogo se abre a nuestros ojos.




Murmurante es un laboratorio escénico transdisciplinario. Fue fundado en 2008 por Ariadna Medina y Juan de Dios Rath. Su misión es proporcionar un espacio para el desarrollo y difusión de productos culturales generadores de conciencia y sensibilidad hacia problemáticas que impactan cotidiana y principalmente a la región de Yucatán. Murmurante Teatro actualmente está ubicado en la Calle 9 # 71 entre Av. 20 y Calle 18 de la Colonia México Norte, en Mérida, Yucatán, y es la casa del colectivo Murmurante y de la asociación civil Murmurante Producciones AC.
 
Imágenes: Murmurante Teatro