CONEJOBELGA

31 diciembre 2016

¡se acabó el 2016!


 
 
Hola mamá, soy la Parca
Este año me dediqué a leer todo lo que no había leído. Vi muchas series. Descubrí que el perreo no es tan malo. Comencé mis colaboraciones con el conejo de Bélgica. Hablamos de los interesantes cambios que sufren los personajes principales de True Detective. Del sonido muy pegajoso y agradable que The Internet encapsuló en Ego Death. Ahondamos en las tribulaciones personales de Frank Ocean. Y exploramos dos maneras de lidiar con el dolor, sugeridas por Jean Marc Vallée. Se nos fueron Ziggy Stardust y la Princesa Leia. Y nos quedamos con un presidente bocón en el país vecino. Pero desde nuestra trinchera seguiremos resistiendo, escribiendo nuestra segunda escuela: la cultura popular. Salud y feliz año nuevo.

—José Luis Bojórquez


Christmas by Chris
Diciembre no me fascina, pero este fin de año se está desvaneciendo rápidamente. En los últimos días vi dos películas con personajes jóvenes y confundidos: The Tribe y American Honey. También regresé a The Babadook y estuve a un paso de enamorarme de Midna, la Princesa Crepúsculo de Zelda Twilight Princess HD. Comprendí que ya no necesito más videojuegos de WiiU, porque pronto viene el Switch. Ojalá que Nintendo no defraude. Me acerqué a las artes ocultas leyendo Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez—excelente libro de terror urbano—y obtuve un máster en frijoles con chipotle y miel (ingrediente secreto). Le obsequié una bolsa de dulces a mi abuela de 90 años, lúcida y efervescente, y escuché la discografía completa de Moonspell. Brindo por eso. 2017: Ya estoy listo.

—Christian Núñez

 
Infinitas gracias, lectores.
¡Nos vemos en 2017!