CONEJOBELGA

21 marzo 2017

paranoia cósmica


Las terroríficas y geniales Memorias de un enfermo de nervios, de Daniel Paul Schreber.

El Presidente de la Corte de Apelaciones de Dresde, Daniel Paul Schreber, publica en 1903 las Memorias de un enfermo de nervios tras recuperarse de un cuadro de paranoia aguda, y provoca una serie de situaciones curiosas no solo a nivel familiar (el capítulo III fue eliminado de la edición original en consideración a sus parientes) sino también dentro del incipiente psicoanálisis y en el ensayo Masa y poder, de Elias Canetti, quien le dedica significativamente los últimos dos capítulos. Las páginas de El loco impuro de Roberto Calasso, su editor en Italia, explican:

El primer gesto de generosidad hacia el presidente Schreber por parte del director de la clínica de Sonnenstein, el doctor Weber, fue concederle el uso de un gran cuaderno de tela negra. Hasta entonces el Presidente había tratado de escribir con las uñas en la pared, había trazado palabras con saliva en la mesa y varias veces había tratado de transformar el tenedor en pluma. Cuando un enfermero le dio el cuaderno y un lápiz desportillado el Presidente los sopesó un largo momento, se inclinó ligeramente y dijo: «Gracias, será el diario de los últimos siglos de la humanidad».

En sus Memorias, Schreber asegura que Dios pretende asesinar su alma a través de su psiquiatra, el profesor Flechsig. Apunta Canetti en Masa y poder que la conjura que se había organizado contra Schreber no solo tenía por objeto asesinar su alma y perturbar su razón, sino que también perseguía otro fin casi igualmente vejatorio: transformar su cuerpo en el de una mujer. Bíblicamente Schereber se le ofreció [a Dios] como objeto de goce. Para atraerlo a su lado y apoderarse de él [a través de sus nervios], lo sedujo adoptando falsas apariencias. Y al final acaba reteniéndolo con todos los medios.

Canetti relaciona claves políticas y religiosas en el delirio paranoico del juez y concluye que el redentor y el dominador del mundo son una misma persona. El origen de todo es la ambición de poder. La paranoia es, en el sentido literal de la palabra, una enfermedad del poder. Otro interpretación, la de Calasso, apunta hacia los métodos correctivos del pedagogo Daniel Gottlob Moritz, padre de Schreber, que enseñó a sus hijos a mantener posturas físicas cercanas al rigor mortis empleando para ello extraños artefactos de cuero y metal:

Y un día—apunta Calasso—el Presidente había tenido que matar a este Padre, pero este Padre era él mismo y entonces había tenido que matar al Padre del Padre, es decir, a Dios, que tampoco sabía más que tratar con cadáveres. Las versiones varían y cada Edipo tendrá que arreglárselas para estructurar su propio evangelio. Cuando el morbo por la locura sigue vigente, lo mejor es fomentarlo. Lectores: intenten cerrar los ojos y dormir tranquilos. Schreber velará por el alma de todo el mundo. Si lo ven por ahí, no sientan pena. Y nunca dejen de balbucear una oración.


 Memorias de un enfermo de nervios (2008). Daniel Paul Schreber. Sexto Piso. 
El loco impuro (2008). Roberto Calasso. Sexto Piso.
Masa y poder (2009). Elias Canetti. Debolsillo.