CONEJOBELGA

23 agosto 2015

sobre la caída de los ídolos



   Come as you are.


Dirigido por Brett Morgen, Cobain. Montage Of Heck es un documental revisionista sobre la apoteósica y abrupta carrera musical de uno de los líderes más carismáticos y disfuncionales de la escena rockera en los 90’s. Una estrella que lo mismo se inyectaba heroína que componía Smell Like Teen Spirit [la versión que se incluye en el metraje, de Scala & Kolacny Brothers, es absolutamente perturbadora]. Nada que no sea conocido, y que no se haya explotado por la prensa musical o de espectáculos en su momento. Kurt Cobain provenía de un contexto familiar difícil; sus padres se divorciaron cuando él tenía 9, y ese acontecimiento fue determinante para su vida adulta. Su desajuste social, su rabia interna y la impresión de no formar parte de ningún sitio vienen de ahí, de esa carencia afectiva básica. Lo otro, que haya logrado catalizar frustraciones a través de procesos creativos dolorosos, le prolongó el acta de defunción.

And yet… Cualquier tentativa de racionalizar un suicidio corre el riesgo de volverse simplista, de sobredimensionar los elementos analizables en retrospectiva, la envenenada trama de los hechos. Montage Of Heck se salva de ser un capítulo detectivesco de TV por cable por su hermosa factura de collage abierto a múltiples interpretaciones, a su vez inspirado por la estética del grunge y el lirismo de la anarquía. No pretende poner el punto final sobre una tragedia ruidosa, sino plantear desde el interior una serie de intuiciones, anécdotas y testimonios cercanos a Cobain: los de sus amigos, sus padres y de Courtney Love—quien, pese a la mala opinión generalizada, se muestra muy lúcida y realista. De pronto, Krist Novoselic y Wendy O’Connor—madre del vocalista—explican lo que a todas luces ya sabíamos:  Kurt quería un hogar, sentirse parte de algo. Eso, al final, es lo más conmovedor.

Únicamente dos figuras se echan de menos: la de Frances Bean, quien funge como productora ejecutiva del documental, y la de Dave Grohl, reacio a toda opinión sobre aquellos años antes de la caída. Lo mejor: las delirantes secuencias animadas en las que Cobain cuenta sus experiencias adolescentes, dignas de un filme de Harmony Korine. Crecer duele, y Nirvana nos lo escupía en la cara.



Espíritu adolescente.


Cobain. Montage Of Heck, Brett Morgen. Universal, 2015.