CONEJOBELGA

08 abril 2017

el arte mexicano en el mercado global


¿Quiénes integran la lista de los mejor posicionados internacionalmente?

Ascenso y caída. El 15 de septiembre de 2008, durante la quiebra de Lehman Brothers, Sotheby’s ponía en subasta 223 obras de Damien Hirst, entre las cuales había un becerro con cuernos y pezuñas de oro, vendido en 18.6 millones de dólares. Esto nos da una idea de cómo funcionan las obras artísticas en el contexto internacional. Josh Baer, periodista especializado en el tema, señala que en realidad el mercado de las subastas es fácilmente manipulable. Es ahí donde se activa la burbuja del arte, ya que una vez que se fijan los precios en público, es posible subir los precios de todo el material en privado, lo que reporta ventajas directas para las galerías. Sin embargo, tras la crisis inmobiliaria que trajo consigo el tsunami financiero, en febrero de 2009 el volumen de ventas de las subastas descendió en un 75%. Acorde al ritmo de las mareas, el mercado del arte actúa de formas caprichosas.

En su informe de 2015, Artprice indica que a pesar de que existe una oferta pletórica de artistas visuales, los coleccionistas compiten siempre por las mismas firmas, sobre todo en el mercado de alta gama. De hecho, el 18% de los ingresos mundiales de arte contemporáneo se reparten respectivamente entre Jean-Michel Basquiat, Christopher Wool y Jeff Koons. La tríada reporta un total de 320,5 millones de dólares y, francamente, nos permite dimensionar la participación de los artistas mexicanos a escala internacional, bastante menor aunque significativa. En noviembre de 2014, Sotheby’s celebraba los 35 años del departamento de Arte Latinoamericano con piezas de Rufino Tamayo, José Clemente Orozco, Remedios Varo y Leonora Carrington, con cifras de hasta 4 MDD. En el lote de los contemporáneos, participaban Dr. Lakra, Gabriel Orozco, Fancis Alÿs y Carlos Amorales, entre otros.

No obstante, los maestros del siglo XX siguen siendo los más buscados. Tamayo es un crack: en mayo de 2008, vía Christie’s, alcanzó los 7 MDD por El trovador, superando a Raíces de Frida Kahlo, vendido por Sotheby’s en 5.6 MDD. A Francisco Toledo y Abraham Cruzvillegas tampoco les va nada mal. Diversas casas de subasta han posicionado sus obras entre lo mejor del arte mexicano. Eso no impide que figuras como Gabriel Orozco recurran a estrategias de promoción empresariales. “Uno no puede llegar a pensar a la galería Kurimanzutto si no piensa en la figura de Gabriel Orozco. Con él se puede ver la construcción de un personaje, y eso no había pasado desde los muralistas mexicanos o Frida Kahlo”, sostiene el historiador colombiano Daniel Montero. Y para cerrar con broche de oro, la casa de subastas Phillips vendió el Baile de Tehuantepec de Diego Rivera en 15.7 MDD a Eduardo Constantini, fundador y presidente del MALBA.

´﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽ subastas Phir stas mexicanos o Frida Kahlo a la galer"empresariales, luche cada vezlas subastas descendiY la burbuja sigue creciendo.