CONEJOBELGA

26.7.18

charlie rodd_luz acústica


Platicamos con Charlie Rodd
sobre su melódico estilo musical.

MÉRIDA
Es la primera vez que estoy tocando aquí. Ya había venido una vez de visita, y me habían recomendado algunos lugares para tocar, algunos bares. En esta ocasión será un concierto más íntimo, algo acústico, algo lindo para conocer a la gente y convivir con las personas. De hecho, es lo que empecé haciendo en Monterrey. Hacíamos giras en casas, estudios, bares y cafés, y también nos funcionó en Puebla, en la Ciudad de México, en el Foro del Tejedor por ejemplo. Está padre ese concepto de hacer algo por primera vez que sea acústico.


LUZ
Al principio, de hecho, tenía simplemente unas composiciones en piano. En mi casa había una guitarra de alguien que dejó ahí, entonces me puse a tocar los acordes de una canción, la primera que hice: Luz. Y sentí que era más natural tocarla en guitarra. De modo que conseguí una acústica y empecé a componer las demás canciones que tenía para piano. Salió un disco de country-folk. En parte, también se debe a la música que escuchaba en directo cuando vivía en Austin, un semestre antes. Y a toda la música que he escuchado desde chico, que tiene guitarras acústicas, pianos y armonías de voces. En mi estilo, eso es lo principal. La armonía de voz, algo llamativo, que se quede grabado. Honestamente, siento que la letra es algo importante pero va acorde a la música, y me parece que la mejor manera de decirle a alguien cualquier cosa es haciendo una buena melodía de voz, con la frase exacta.


EVOLUCIÓN
Salió ese EP folk—fueron como siete canciones—y después tuve la oportunidad de grabar un EP de cuatro canciones con Phil Vinall, productor de Zoé. Aprendí muchísimo, me salí un poco de mi área de confort. Las canciones suenan a mí en otros géneros musicales. Este trabajo me ayudó a madurar. Luego decidí hacer algo que volviera a englobar lo primero y la madurez de lo segundo con Phil. Tuve la oportunidad de grabar tres canciones con Yamil Rezc, que ha producido para Julieta Venegas. Y salió esta canción nueva que se llama Junto a ti, más acústica y con la nostalgia de lo que había hecho en Dulce amor y Eternidad.


ESENCIA
En general, el público tiende a considerar estos cambios como una faceta diferente. Constantemente hago canciones que me gusten, y figurar una canción que se parece a otra solo porque aquella funcionó sería como hacer trampa. Conscientemente entiendo cómo me siento y en qué madurez musical estoy para crear una canción en un momento determinado, y eso me abre el camino a componerlas de forma distinta. Pongo el caso de Coldplay, Arcade Fire o Gorillaz, bandas cuyo discos muestran estilos diferentes y la misma esencia. Es muy difícil hacer cosas que estén fuera de tu área de confort y no tener miedo a que haya gente que deje de escucharte porque cambiaste de un estilo de canción a otro.





INFLUENCIAS
Desde niño, escucho mucho a Eagles, America, Bread. Mi papá me ponía mucha música de Supertramp. Todos tienen esa cuestión melódica de la voz. Eagles tiene muchas armonías de voces; Horizonte, uno de mis temas, está influenciado por ellos. Conforme fui creciendo, asimilé distintos tipos de música. Kean es una de mis bandas favoritas. Lo que cambia más bien es la producción de las canciones entre los artistas que menciono. Hablan de forma simple, no necesariamente en un lenguaje poético ni rebuscado, sino muy natural. Yo hago letras así.


PRODUCCIÓN
Trato de dejar las canciones en cierto punto donde me sienta satisfecho. Hay un punto sano donde tienes que dejarla ser. Trabajo en la composición durante dos meses, y otros dos meses en la mezcla. Desde la mezcla ves cómo acabará; sin embargo, es importante dejarla respirar, y dar pie a que suene diferente. No necesariamente sonará como está en mi cabeza. Y ese margen de diferencia, ese cambio de lo que piensas al producto final, es una cuestión mágica. Es el arte de la música.


PROYECTOS
Actualmente estoy componiendo el nuevo disco, que va a salir en Septiembre. Incluirá todo lo que he grabado hasta ahora, unas doce canciones y tres versiones acústicas de las más importantes. Además, estoy componiendo lo nuevo que incluirá Junto a ti, el primer sencillo. Y quiero hacer un segundo disco que tenga entre diez y trece canciones. Estoy viendo con quién voy a grabarlo.



FOLK PARA UN DOMINGO POR LA NOCHE
Una hilera de nueve focos amarillos ilumina el escenario. La pequeña terraza sugiere un tono intimista para el concierto de hoy [22.07.2018]. Las propuestas acústicas de Charlie Rodd y Quizás son presentadas por Sureste Records, en coproducción con Pacífico Studios, la estación radiofónica yucateca So Good 92.1 FM y la agencia Poderoso.

Quizás interpreta canciones como Bicéfalos, Pequeño Houdini, Detrás de Marte y Sofocafuegos. Son temas de una extraña intensidad, dramáticos y opresivos. «Me gusta presentarme como un artista incómodo», señala el cantautor. Sus estrofas podrían ser balas desnudas: Repetiré tu nombre tres veces para que así regreses. Déjame explorar tus heridas más grotescas.

A modo de contrapeso, Charlie Rodd abre con Horizonte, tan luminosa como etérea. Persiste la sensación de algo que cae en slow motion. Eternidad, Sigue navegando y Corazón—pequeño homenaje a Bob Dylan—transmiten sencillez y profundidad. Los ritmos son peces en el agua. «Es algo muy lindo estar lejos de mi casa tocando para ustedes», comenta el cantante regiomontano.

A la mitad del setlist llega Estrellas en el mar. Luego, Charlie nos pide cantar en torno al escenario un tema ya clásico. Los destellos country de Historia resuenan. Luz, A mi lado [incluida en la película La gran promesa] y Lo que siento tienden un puente hacia Dulce amor y Stand by me, un epílogo emocionante. Las luces se apagan, el silencio regresa. Leve sensación de melancolía.

  
LUZ ACÚSTICA
Edición de textos_Christian Núñez
Imágenes_Cortesía Sureste Records