CONEJOBELGA

25 octubre 2016

un deslave islandés


De regreso al origen.

Kveikur es el séptimo álbum de estudio de Sigur Rós. Con un estilo más pesado, en el nuevo material ya no participa Kjartan Sveinsson y la táctica fue volver a cierto primitivismo contundente. Si has oído Ný batterí o Popplagið, podrás hacerte una idea de cómo suenan ahora los islandeses. Las atmósferas de Brennisteinn, Hrafntinna y Kveikur son como lascas prehistóricas. El sonido crudo entra por los tímpanos y domina la parte oscura del alma. Pero no desciende por completo a las tinieblas, pues hay canciones que se vinculan a la fase del Takk en cortes como Isjaki, Yfirbord y Stormur: tres piedritas de río radiantes.

El scatting de Jónsi está en plena forma, y hay un gusto por la experimentación que se había suavizado demasiado en las dos placas anteriores. Quizá el encantamiento de las primeras veces que oías a Sigur Rós no vuelva: esa superficie volcánica de ruido y misticismo glacial con aires de rock progresivo pertenece a una época muy lejana. Hoy, Sigur Rós transmite la sensación de que ha calculado muy bien su rumbo. De hecho, alternar estilos en una simetría emocional conveniente les hace perder carácter. El disco va del optimismo sutil al ruido mineral sin consecuencias, sin desenlaces dramáticos, sin la introspección de auténticas obras maestras como el ( ).

Kveikur representa un cambio necesario en la trayectoria de Sigur Rós. Confirma un intento de volver a los orígenes, huyendo del autoplagio en el que peligrosamente empezaban a caer. Propone una fórmula de temas no muy extensos, ni con transiciones brillantes o crescendos asombrosos. Sacrifica magnificencia por cohesión temática. Quizá a eso algunos le llamen madurar. Conceptualmente se nota un propósito definido y la excelente dirección de arte de su vídeo/single Brennisteinn lo deja claro. Fuera de eso, tal vez estemos ante un disco de transición, una bolita de nieve hacia futuros proyectos de incontenible melancolía. Esperemos. 


Ahora un trío. 


Kveikur, Sigur Rós. XL, 2013.