CONEJOBELGA

24 agosto 2013

César Córdova habla de conejos


 
 César Córdova habla de conejos
 
Aquí estamos con César Córdova caminando por los restaurantes de Reforma en la Ciudad de México, cuando de repente vemos un buen lugar, al cual entramos para sostener una curiosa entrevista sobre conejos, erotismo, Johannes Vermeer y, claro, pintura. Al final, nos obsequian un llavero y un abanico. Meses después, la idea paranoica de que el llavero tiene un chip localizador se vuelve más insistente. Entonces lo regalo. –Christian Núñez


Intro en el restaurante de comida china
Te traje cosas básicamente del 2011 y 2012. Mi forma de trabajar es muy variada. Hago una cosa y luego cambio a otra y luego cambio a otra. Te traje unos conejos y unos retratos. Sí trabajo series, pero pequeñas —ésta es una réplica de Durero— principalmente en óleo sobre tela u otros soportes no muy convencionales: lámina de acrílico transparente, aluminio, entre otros.
 
Conejos
Básicamente en esta serie confluyeron varias cosas. Uno de mis intereses formales era insertar distintos estilos de representación en una obra, usar elementos a veces más realistas, a veces como de grabado, en otras ocasiones más gráfico, de diseño o de dibujo. Me interesaba eso, manejar estilos diferentes de representación en una misma pieza, y pensé que la serie funcionaría como un políptico: una sola pieza con diferentes módulos. Cada cuadro mide 40 x 50 cm, hice sesenta y han de ser como unos 10 metros más o menos en total. Esto fue lo que llevé a Mérida. La expo estuvo un mes. Muchas de estas piezas las trabajé a partir de imágenes encontradas en Internet y simplemente las transformé en pintura. Pero hay otras que construyo y con ésas me siento más reflejado. 
 
Integrar estilos
Mi trabajo en general es muy realista y de repente quería meter otras cosas. Cuando empecé a pintar hace diez años tenía un estilo muy de cómic. Uno crece viendo caricaturas, y la historia del arte la descubrí hasta los 17, 18 años, ya en la prepa, una cosa así. Pero toda mi infancia crecí dibujando personajes de Dragon Ball, de Nintendo, de Pokemón. Entonces como que no quería dejar eso de lado. Pretendía insertar todo este otro estilo, más gráfico, a la pintura. También desde el principio había algunas piezas muy humorísticas. Siempre es algo que intento incluir. En esta serie las piezas no son tan de chiste. Está el caso por ejemplo de las niñas, con un tono erótico suave, que  es otro aspecto que me interesa. Son temáticas que salen de forma natural, lo mismo que las referencias a la pintura clásica. 


Referencias pictóricas
Híjole, me gustan varios pintores por diferentes razones. Me gusta mucho Caravaggio, algunos más contemporáneos como Jeff Koons —principalmente sus esculturas—, Julio Larraz, Eric Fischl, Jennifer Barlett. Hay un montón y a veces no se reconoce tanto en mi trabajo. Marcel Duchamp me divierte mucho, es chistoso y perturbador.
 
Retratos
Estos retratos son grandes, miden dos metros de alto. Es un proyecto que inicié desde el 2005 con un cuadro pequeño. Después me detuve un poco porque estaba buscando la manera de hacerlos en grande y no sabía cómo resolver el aspecto formal. Se me complicó la construcción del bastidor. El primer boceto del 2004/2005 se quedó ahí y en el 2007 pude resolverlo. A pesar de que los he trabajado en diferentes etapas, sigo haciéndolos hasta la fecha.
 
Ensayos pictóricos
Eso me pasó también con los conejos, que vienen de una serie que había hecho antes, de vacas, muy similar, en formatos más pequeños de 15 x 15 cm, pero el principio básicamente era el mismo: insertar diferentes estilos y trabajar como una especie de ensayo literario, donde abordas un tema a partir de diferentes aproximaciones. En este caso, serían ensayos pictóricos. Y por eso las citas, las referencias a otros artistas, los estilos variados. Esto me permite abordar distintos intereses en una sola pieza. 
 
Calidad
Realmente la calidad de la obra es lo único que me preocupa. Siempre estoy procurando que la obra sea mejor, mejor, mejor. Las cosas que me salen ya no las vuelvo a hacer, me aburro. Si hay algo que ya resolví, pues lo dejo, intento buscar nuevas cosas. Y eso me mantiene interesado en lo que estoy haciendo. Me preocupo porque la calidad del trabajo sea muy buena en el aspecto técnico y de contenido. Siempre intento que los contenidos vayan siendo más complejos.


Coherencia interna y límites formales
No es una línea muy clara, pero sí la hay. En los temas, de repente. O en los motivos, en los elementos. Por ejemplo lo del Nintendo es algo que ha estado presente, tal vez no se note tanto en algunas obras o visto por fuera, pero ahí sigue. O lo erótico, tengo unas piezas que son mucho más eróticas. Justo ahorita estoy trabajando en un proyecto 100% erótico. En los conejos sí se nota, aunque está un tanto velado. A la hora de pintar intento encontrar lo que me está frenando. A veces tú solito te frenas, pero a la hora de pintar lo que intento es descubrir porqué me impongo a mí mismo ciertas restricciones, y entonces hacerlo. Por ejemplo los trabajos eróticos que estoy haciendo empezaron así. Este era un proyecto que tenía desde el 2009 en bocetos, pero no me sentía a gusto. Lo sentía muy tonto, muy bobo, muy simple. Y ahí seguía ese proyecto, seguía, seguía y me llamaba la atención, pero no me atrevía a concretarlo. Eso era como un límite, un freno, bastante fuerte.
 
Vermeer
Mi proyecto actual consiste en tomar cuadros de Johannes Vermeer y utilizar sus escenarios para realizar escenas eróticas. Al principio sentía que podía prestarse como a lo chistoso, y yo quería hacerlo serio, pero encontraba que tal vez había algo no del todo sofisticado. Eso me estaba limitando. Y después dije: Bueno, ya, lo voy a hacer, ¿por qué me estoy frenando? Es un reto poderlo sacar. Y ahora que estoy trabajando veo que al final habrá partes de humor o lúdicas que están entrando naturalmente, y eso no hace que el proyecto sea menos valioso.

Llegué a esta serie de forma muy natural. Estaba viendo imágenes de historia de la pintura y de repente imaginaba que sucedían escenas eróticas en ellas. Elegí a Vermeer para delimitar un poco. Toda la serie gira en torno a varias de sus piezas —La costurera, La lección de pintura y demás. Siento que justo en sus cuadros hay tensión erótica. A veces el observador está afuera del cuadro y ve a la mujer bordando en silencio y es como un acto voyerista. Y en otras ocasiones resulta un poquito más evidente: está la muchacha tocando el piano y el hombre la observa.

Esa tensión erótica te hace fantasear y me interesaba llevarla un paso más adelante en el tiempo, que no se quedara en lo sugerido sino más bien en lo explícito. Representar lo que pasa después de esta escena de seducción. Y siento que Vermeer se prestaba mucho, porque sus cuadros ya son así, y sus espacios pictóricos te dan chance de meter personajes. Ahorita estoy en la etapa de bocetos y resolviendo algunos aspectos de la imagen, porque me interesa construirla muy bien para esta serie y que no sea simplemente un pretexto para pintar.

La intención es que estas imágenes eróticas transgredan la estética clásica. Los desnudos tienen que ser más agresivos, más extremistas para que realmente rompan con lo clásico. Porque si no, parece un cuadro del siglo XIX. 

Ideas visuales
Intento no basar mi trabajo en ideas teóricas, prefiero basarme más en ideas visuales. En este caso, me centro en la construcción de la imagen, en la tradición de la pintura y cómo transgredirla para volverla contemporánea. Leo teoría pero no la convierto en el punto de partida para mis trabajos. Me interesa más lo visual y siento que lo visual tiene naturalidad para expresarse. Al menos mi relación con las imágenes es muy natural. Desde niño, lo visual me ha llamado mucho la atención. Cuando veo una película, generalmente me concentro en lo visual y a veces se me escapan los simbolismos. De los directores de cine me gusta mucho Greenaway. En El cocinero, el ladrón, su esposa y su amante, su interés se encuentra en la relación del sexo, la comida y la muerte. Terminé de verla y me di cuenta que Greenaway lleva esos temas a un extremo radical, hasta el canibalismo. Y justo lo que busco en mi trabajo es llevar las cosas al límite.
 
Erotismos diferentes
Acabo de leer Antes que anochezca de Reinaldo Arenas, que es erotismo homosexual. Bukowski… Más que estar leyendo sobre erotismo literario, he estado viendo más bien cómo funciona cada uno, y cómo funciona el erotismo en la pintura. De repente hay cosas que en literatura puedes hacer muy sencillas, o más bien manejas otros elementos. Tienes el factor tiempo, puedes narrar una sucesión de eventos y en la pintura es una sola imagen. Construyes la escena de forma muy diferente. En el video igual tienes tiempo y en la fotografía puedes conseguir imágenes más evidentes.

El erotismo en la pintura generalmente es muy sutil. Sin embargo, en esta serie me interesa incluir perversiones bastante oscuras y perturbadoras para mostrarlas de una forma bella, como en los cuadros de Helnwein, que muestran imágenes de niños heridos en la guerra. Por ejemplo, tengo los bocetos de un perro cogiéndose a una mujer. Es una imagen aberrante pero la representación tiene que ser muy hermosa para que la gente diga: Bueno, sí, lo quiero ver, aunque eso que está pasando ahí no me guste. Eso me interesa. La pornografía es una construcción fantástica.
 
FONCA
Este proyecto estoy realizándolo con una beca del FONCA, lo cual incluye una exposición final de los trabajos. Sin embargo es complicado que las piezas entren a exhibirse dentro de un espacio institucional. Algunas sí, pero estoy pensando que otras van a ser muy fuertes. Yo no estoy peleado con los apoyos públicos ni privados. Únicamente me interesa desarrollar mi trabajo, mi pintura, y estoy abierto a cualquier tipo de apoyo, beca, premios o exhibición. Veremos qué pasa.

 


César Córdova (México DF, 1983) es Licenciado en Artes Visuales por la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha expuesto individualmente en el Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales/CEPHCIS (2013), Galería Nadia Montefiore (2009), Masmédula Galería (2003), la Galería 2 ENAP-UNAM (2003), entre otras. Ha participado en diversas exposiciones colectivas en México, Estados Unidos, Italia, Colombia y Alemania. Obtuvo el XXXII Premio Nacional de Arte Joven (2012), la beca Jóvenes Creadores (FONCA 2012-2013) y el Apoyo a Proyectos Artísticos y Culturales (IMJUVE 2004 y 2007).
 
Todas las imágenes: Cortesía César Córdova.
Títulos:
1) Conejo Negro, 201240 x 50 cm, óleo/tela
  2) Durero, 2011. 40 x 50 cm, óleo/tela
3) Conejo Rojo, 2012. 40 x 50 cm, óleo/tela
4) Boceto para cuadro de Vermeer, 2013.
5) Conejo-cine, 2011. 40 x 50 cm, óleo/tela

 
Publicado originalmente en Origama [15.06.2013]